Posts Tagged ‘modelo de negocio’

El valor de una camiseta

Domingo, 7 diciembre 2008

He leído en el Facebook de un amigo (qué gran invento los feeds para Facebook!) la siguiente noticia, que publicaba AS, el pasado 28 de noviembre:

Lucir el nombre de su producto en la camiseta de un gran club de fútbol ofrece múltiples ventajas a un patrocinador. Pese a todo, esta temporada han descendido, por vez primera en los últimos años, los ingresos totales anuales por patrocinio de camisetas, según el Informe sobre Patrocinio en camisetas de Fútbol en Europa 2008-09, de la consultora Sport+Markt.

De los 405,3 millones de euros que recaudaron las seis principales ligas europeas (Alemania, Inglaterra, Italia, Francia, España y Holanda) en la temporada 2007-08 se ha pasado a los 393,2 millones en la 2008-09. “Las principales razones son los menores ingresos en España e Inglaterra, así como la depreciación de la libra”, detalla el estudio.

De las seis ligas, la que sufrió una mayor caída fue la española. Pasó de ingresar 50,2 millones de euros la pasada temporada por 42,2 en la presente y ocupa el quinto lugar por detrás de Alemania (102,9), Inglaterra (85,5), Italia (70,5) y Francia (50). Holanda es sexta, con 42,1 millones. “El impacto de la crisis inmobiliaria ha sido relevante, y la gestión de márketing y negocio de los clubes en general no ha estado a la altura del prestigio que tiene la liga española”, explica Mario Oliveto, director general de Sport+Markt. En España hay tres clubes de Primera que no ingresan por este concepto: Racing y Deportivo no tienen patrocinador, mientras que Barcelona paga a Unicef.

El Ajax, un caso contracorriente

El estudio califica de “sorprendente” el caso de una liga pequeña como la holandesa, que ha visto aumentados sus ingresos de 39,5 a 42,1 millones de euros. “Llama la atención el Ajax, que ha firmado un contrato de 10 millones de euros al año, un auténtico hito en Holanda”, enfatiza Oliveto.

El Madrid, tercer club de Europa

El Real Madrid es, según Sport+Markt, el tercer club de Europa que más ingresa por patrocinio de camisetas, 15 millones al año de Bwin. Primero es el Bayern, que recibe de T-Home 20 millones. El Manchester United es segundo. La aseguradora estadounidense AIG, salvada de la quiebra después de que la Reserva Federal tomara el control del 80%, paga 17,7.

He ido hablando sobre diferentes consecuencias que ha traíso la crisis al deporte,  en especial al baloncesto (que es lo que más conozco). Pero el deporte rey no podía ser menos. El Depor, tras el hundimiento de Martinsa-Fadesa, y el Valencia, tras la desaparición de Valencia Experience, son clubes a los que les va costar superar la campaña.

FC Barcelona y UNICEFLlama la atención, como siempre y desde hace tiempo, el caso del FC Barcelona. No sólo nunca han llevado una publicidad comercial sobre la camiseta, sino que el año pasado cerró un acuerdo con las Naciones Unidas para lucir el logotipo de UNICEF y colaborar con la causa de los más desfavorecidos. En virtud de esta alianza, la Fundació del FC Barcelona aporta 1,5 millones de euros a UNICEF para desarrollar los programas que acuerden las dos entidades

Anuncios

DKV Joventut ya tiene su ciudad deportiva

Domingo, 19 octubre 2008

El pasado 16 de octubre, aparecía en los medios la noticia de la inauguración de Magic Badalona: una gran superficie alrededor del baloncesto, pero con muchos más usos comerciales. Una zona comercial de 15.000 m2, 9 pistas de baloncesto, 13 salas de cine, 11 restaurantes, un gimnasio, un museo interactivo y hasta una pista de karts.

Es una operación redonda. El único escollo eran los 110 millones de euros que costaba financiar el proyecto. Pero contra, la entidad que preside Jordi Villacampa, ahora dispone de un patrimonio rentable, de más superficie para practicar el baloncesto y de una rentas anuales que sostendrán la viabilidad del Club. La Penya dispondrá del 90% de los ingresos por el arriendo de todos los locales comerciales, cediendo al Ayuntamiento de Badalona el 10% restante, como compensación de la cesión del terreno. Ha sido un proyecto que ha durado 10 años, pero que logrará sostener el Club durante mucho más tiempo.

He visto alguna operación que quería lograr esta misma finalidad, pero lamentablemente se han quedado en mucho menos. A veces por las dificultades de lograr las correspondientes modificaciones urbanísticas, a veces por la escasa viabilidad del proyecto, y a veces por no querer esperar al momento adecuado para cerrar los acuerdos, y querer sacar todo el rendimiento económico de la operación antes de terminar la cimentación de la estrucutura arquitectónica. Este tipo de operaciones eran muy comunes antes de iniciarse la crisis, y muchos clubes ya tienen su ciudad deportiva. Suelen ser proyectos que tienen una fuerte oposición vecinal y/o empresarial, ya que los clubes reciben un trato de favor por parte de las administraciones públicas, pero muchas veces es una única salida (y las más barata!) para dar continuidad al deporte de élite.

Magic Badalona, de esta forma, se convertirá en el segundo esponsor de la Penya.

La crisis llega al césped de la Premier League

Sábado, 11 octubre 2008

Interesante artículo el que firma hoy Rafael Ramos para La Vanguardia desde Londres. La noticia era un secreto que todo el mundo conocía, aunque quizá no la magnitud. Los equipos de la Premier League tienen una deuda total de 4.000 millones de euros. Aunque esta situación no está directamente relacionada con la crisis actual, las cosas pueden empeorar para muchos de ellos. No sólo es un problema de la Premier… los clubes de Primera en España, o de ACB o cualquier otra Liga Profesional europea se encuentran en la misma situación. En tiempo de bonanza, era relativamente sencillo poder encontrar un inversor que se hiciera cargo de un club, que inyectara una cantidad importante de dinero e hiciera un equipo competitivo. Ya conocemos algunos casos en el fútbol inglés.

La Vanguardia, 9 de octubre de 2008
La Vanguardia, 9 de octubre de 2008

Pero en época de crisis todo el mundo se abrocha el cinturón, y los clubes lo notan: ya no pueden soportar sus altos índices de endeudamiento con un recorte de recursos como el que se está sufiriendo. Y el problema no es que un equipo pueda desaparecer, sino que lo hagan varios a la vez.

Según los datos que se hicieron públicos referentes a los clubes de la Premier League, la deuda de 4.000 millones quedaba repartida de la siguiente manera:

Chelsea – 792 millones de euros

Manchester United – 772 millones de euros

Liverpool – 442 millones de euros

Arsenal – 343 millones de euros

Entre los 4 clubes grandes, concentran casi un 60% de la deuda de toda la categoría. ¿Qué pasaría si los cuatro no lograran continuar? ¿Cómo sería entonces la Premier League? ¿Tendría tanto interés como tiene ahora? Está claro que es un pez que de muerde la cola…

El artículo señala dos posibles soluciones: un control más exhaustivo por parte de la UE y de la UEFA, o continuar con el modelo actual, haciendo ver a los clubes que tienen que saber gestionar sus deuda según sus posibilidades de ingresos.

Desde mi punto de vista, creo que sería necesario un gran acuerdo europeo, como pudo ser la Ley Bosman, para establecer una reglas de competencia en el marco del deporte profesional. Me parece muy interesante el modelo desarrollado en Estados Unidos tanto por la NBA como la NFL. Los clubes nunca pierden la categoría, siempre cuentan con unas cantidades de ingresos bastante estables, y los jugadores (que suponen entre un 60-70% del gasto del presupuesto) tienen unos sueldos máximos. En ese marco de negocio, la competencia se desarrolla en el plano del proyecto deportivo de cada club, de la capacidad de crear un buen grupo de profesionales bien combinados, y de la proyección que pueda proporcionar. Ya no primaría tanto las cantidades desorbitadas que se ofrecen a los jugadores (tanto en trapaso entre clubes como en remuneración por los servicios del jugador).

Adaptarse a un modelo de nogocio más estable y sostenible es la única salida que tiene el deporte profesional. Los sistemas actuales ya han demostrado que nos llevan a la quiebra.

¿Cuál es el proyecto de tu Club?

Jueves, 18 septiembre 2008

Así titula Miguel Panadés un post en su blog que me ha parecido realemente interesante. Y por eso aprovecho para contestarle desde el mío. (Espero que los trackbacks funcionen adecuadamente!)

La verdad es que esa pregunta se la deberían hacer muchos clubes, y más aún aquellos que se encuentran en una situación desorientada. Por mi experiencia en la LEB, cada año hay 15 equipos que quieren volver a ACB, porque ya han estado allí y se consideran con suficiente entidad como para volver… pero todos saben que sólo suben dos. Esta es precisamente la primera respuesta que le dieron: “ganar – ganar”. Y esta óptica lleva al fracaso de la desorientación.

Realmente, yo pienso que un Club tiene que tener un proyecto sólido en diferentes niveles: deportivo, social y económico.

  • Deportivo en las diversas facetas de un Club. Si la formación de la base no funciona, no se podrá alimentar al primer equipo con jóvenes promesas del lugar. Esto tiene una gran importancia para el arraigo e identificación de la masa social con el Club.
  • Social, involucrándose con la ciudad, con el entorno, con las empresas, con los socios…
  • Económico, siendo muy conscientes y realistas del presupuesto que se tiene, y adecuando el proyecto deportivo a la capacidad de hacer frente a él. No se puede seguir con el modelo de gestión deficitario de origen. Ya se ha demostrado, y Girona es una caso triste, que se pueden tener muy buenos años de baloncesto… pero no es sostenible.

Miguel concluye:

Que poco a poco la evolución de la sociedad y la mejor educación deportiva entenderá que el camino hacia la victoria final empieza mucho antes y parte desde la buena estructura deportiva y organizativa, desde la transmisión de valores adecuados a los jóvenes entrenadores y jugadores y, sobretodo, desde la necesidad de que la gestión deportiva esté en manos de quien entienda esos criterios.

Toda la razón del mundo. Ojalá que los que dirigen los clubes se den cuenta.

El Manchester City y el futuro del fútbol

Martes, 9 septiembre 2008

Está teniendo mucho revuelo la compra del Manchester City por parte de la familia real de Adu Dhabi, la más próspera de los Emiratos Árabes. El total de la operación asciende a 248 millones de euros. Y es que esta compra no podría ser la única. Ya se conocen más casos en los que una familia o un grupo de empresarios de economías árabes se hace con la propiedad de un club deportivo.

Pero lo que quieren hacer con el Manchester City puede convertirse en algo que se extienda más allá. Y el mayor ejemplo ha sido la compra de Robinho al Real Madrid por 42 millones de euros en un abrir y cerrar de ojos. ¿Se puede dar mayor imagen de cambio y revolución? No me refiero a lo estrictamente deportivo, sino a la facilidad que han tenido de obtener esa suma para realizar el fichaje. Según dice Sport hoy, quieren seguir el modelo de negocio que a Virgin le dio el éxito en su día a Richard Branson.

John Carlin, desde Londres, y para El País, advierte de algunas consideraciones a tener en cuenta:

Money can’t buy me love“, “el dinero no me puede comprar amor”, cantaban los ídolos del joven Gallagher, los Beatles. Pero sí puede comprar el éxito en los terrenos de fútbol, lo cual quizá tenga más valor que el amor para buena parte de la sufrida, envidiosa e históricamente resentida afición del City. La prueba más irrefutable de la relación causa-efecto entre el dinero y los trofeos lo da el Chelsea, que de la nada se ha convertido, tras la llegada de su Papá Noel ruso en 2003, en una de las potencias del fútbol europeo. […]

El objetivo era convertir al City en un club “más grande que el Real Madrid y el Manchester United”, dijo Sulaiman, portavoz de los nuevos propietarios. […]

El impacto de la adquisición del City por Mansour sacudirá los pilares del fútbol europeo. Principalmente, por dos motivos: la consolidación de la tendencia que se ha visto hace dos años hacia una creciente hegemonía de la Liga inglesa en Europa y la total distorsión económica del mercado. Ya nadie tiene ni idea de lo que puede llegar a valer un jugador. Y lo más temible del caso es que los dueños del City claramente no ven ninguna necesidad, por ahora al menos, de buscar un equilibrio entres ingresos y gastos. […]

La experiencia demuestra que, a la larga, los equipos con más dinero son los que se imponen. No es ninguna casualidad que el United y el Chelsea hayan sido los clubes más exitosos de Inglaterra o que el Real Madrid y el Barcelona lo sean en España. A lo que más aspiran los seguidores de un club como el City es a unirse a esta aristocracia. Perder el alma con tal de lograr la gloria terrenal es un pacto faustino que la gran mayoría de los auténticos fans, una especie primitiva y tribal, estarían dispuestos gustosamente a aceptar.

Si a los aficionados del Betis, el segundo club de la tercera ciudad española -como lo ha sido el Manchester City en Inglaterra-, les ofreciera un jeque árabe la opción de fichar a Cristiano y a Messi, de dejar al Sevilla, al Madrid y al Barcelona en la sombra y pretender seriamente a ganar la Copa de Europa, tal es la naturaleza humana -o, al menos, la naturaleza del aficionado de fútbol- que muy pocos dirían “muchas gracias, pero no”.

Y es que después de esta operación se abren muchas dudas en el mundo del deporte. ¿Es todo el dinero? ¿No podemos generar un modelo de negocio sostenible que dé continuidad a los clubes? ¿Tienen que venir personas de fuera y hacer clubes a golpe de talonario? ¿Cómo se están financiando todas estas operaciones? ¿Qué vínculos se quieren establecer con las ciudades y los aficionados? ¿Van a ser estas compras trampolines hacía otros negocios?

Todos pensábamos que los precios de traspaso y los sueldos de los deportistas estaban alacanzando sus máximos históricos, y que con la actual crisis se verían reducidos los patrocinios, y por consiguiente los emolumentos de los deportistas. Pero la llegada de capital extranjero sin medida volverá de relanzar las subidas exponenciales de traspasos y sueldos… La pregunta es: ¿hasta cuándo? ¿Y luego qué?

El pobre Mark Hughes, hasta ahora manager del club les dijo a sus nuevos jefes (“o jeques”): “la cantera ha dado muchos frutos. Si hay más dinero, dará mejores jugadores”, pero en su plan de negocio no se habla de nada de eso y sí se hace de marcas de coches, tarjetas de crédito, productos alimenticios… que llevarán el nombre del City.

P.D.: Acabo de tropezar con una entrevista que le hacen a Augusto César Lendoiro, Presidente del Deportivo de la Coruña, el pasado 24 de agosto de 2008, para El Mundo, y sólo quiero copiar la parte final:

Lendoiro lamenta el poco apoyo que recibe de las instituciones. «Es una pena que no se den cuenta de lo que representa el fútbol para las ciudades y la gente. Millones de españoles salieron a la calle a celebrar la Eurocopa a pesar de que ninguno había ganado un céntimo».

Tras haber sido senador y diputado, subraya haber escuchado durante años a «muchos políticos hablar de escindir a sus comunidades de España, pero jamás que quieran abandonar la Liga española». Aún así cree que «el comportamiento en los palcos es mucho más educado que en el Congreso».

Lendoiro piensa que «el futuro del fútbol español camina de forma inexorable hacia la entrada de grupos inversores extranjeros. En Inglaterra ya es muy difícil adquirir un club y el segundo mercado con mayor interés es el español».

El presidente reconoce contactos con inversores de Arabia Saudí y con hijos de emigrantes gallegos en Venezuela próximos a Chávez. De hecho no descarta que las inversiones de estos grupos incluyan los fichajes de presidentes. ¿Cuánto valdría Lendoiro? «Sería una tasación complicada», responde. Único en su especie, habla de millones como de percebes, con 20 años en la cresta de la ola. Su rostro permanece imperturbable ante las aguas embravecidas del fútbol, poco temibles para alguien criado entre los cadáveres de un mar que los gallegos bautizaron como Costa de la Muerte.

Aunque la compra-venta del City es posterior a estas palabras, ¿qué vamos a hacer con nuestro deporte? ¿Qué le diremos al grupo árabe que venga con sus millones de euros y quiera comprar el Valencia, por ejemplo?

El purgatorio del deporte de Lleida

Viernes, 29 agosto 2008

Para una entidad deportiva, en especial desde que los clubes son sociedades anónimas deportivas, cada Junta General de Accionistas (o Asamblea de Socios) es una especie de Check-Point. Los directivos han de pasar cuentas del ejercicio pasado y presentar las perspectivas para la siguiente temporada. Y es algo difícil contentar a todos. Siempre se prodcen desviaciones presupuestarias con el objeto de lograr mejorar la posción a final de temporada. Recuerdo en una de esas Juntas, un accionista nos dijo en el momento de aprobar el presupuesto: “mientras que no os gastéis más de lo que decís…”

Pero el deporte en España pasa por una grave crisis. No me refiero a crisis deportiva: seguimos teniendo las mejores ligas europeas en un buen número de deportes (fútbol, baloncesto, hockey…) y buenos deportistas individuales, como Rafa Nadal. Me refiero a crisis económica. Y mucho anterior a la crisis que estamos viviendo en este momento, y quizá por ello más importante. Quizá se trate de una crisis estructural, de modelo de negocio, que sólo algunos clubes han sabido detectar y corregir.

La Vanguardia, 29 de diciembre de 2006

La Vanguardia, 29 de diciembre de 2006

Pues bien, el día después de la Junta General de Accionistas de la temporada 2005-2006 del Lleida Basquet, Josep Felis, que cubre la información del Lleida Basquet para La Vanguardia y para El Mundo Deportivo, publicó este artículo, tratando de hacer balance de lo que ha sido y es el deporte de élite en Lleida. A mí me dio mucho que pensar, y a raíz de las relaciones que él destaca, traté de detectar otras ciudades que se encuentran en la misma situación. A pesar de que el artículo ya tiene un año y medio, la situación no ha mejorado para ninguno de los clubes de Lleida.

Ya se lo había oído de viva voz a Àngel Ros, alcalde de Lleida. Las administraciones públicas deben dedicarse al deporte de base, a través de subvenciones, y las empresas al deporte profesional de élite, a través de contratos de patrocinio. Pero los recursos que pueden aportar unos y otros son siempre escasos, y el precio del deporte siempre aumenta.

En concreto, en Lleida hay fútbol, baloncesto, hockey, voley y balonmano femenino, sin contar el baloncesto femenino de La Seu d’Urgell. Y todos los clubes ven como año a año no logran cubrir unos presupuestos que crecen muy por encima de los IPC’s que tiene que hacer frente cualquier otra empresa. Y así se llega al colapso.

Hasta ahora, los clubes trataban de paliar sus déficits históricos mediante complicadas operaciones inmobiliarias, con el visto bueno de las administraciones locales, y con la excusa de dotar a la ciudad y al club de una ciudad deportiva donde formar jóvenes deportistas. Pero esto parece que ha pasado ya a la historia, además de no ser del todo transparente ni competitivo en relación al resto de clubes. Si no logramos reinventar el modelo de negocio de las entidades deportivas, el deporte tal y como lo conocemos hoy podría tener una fecha de defunción. Todavía no se han logrado aplicar criterios de sostenibilidad a largo plazo, y muchas veces el corto plazo no deja trabajar en los planes que den consistencia y continuidad al club.

Akasvayu Girona: el primero en caer

Sábado, 26 julio 2008

Ya se oían voces desde hace unos meses de las dificultades del Akasvayu Girona (CB Girona SAD) para hacer frente a las diversas dificultades económicas que atravesaba. Y el pinchazo inmobiliario no ha ayudado nada. Ya se conocía que el primer esponsor (Akasvayu) no iba a continuar, ante las dificultades propias de su sector, y las instituciones no podían cubrir las necesidades del Club.

Así que ayer saltó la noticia: el CB Girona no competirá en la ACB la temporada 2008-2009, poniendo fin a 20 años de baloncesto de élite en esas tierras. Como es natural, la ACB lamenta la situación. Pero quizá no será el último en caer. En Madrid, el Estudiantes también ha tenido sus problemas. Y es que la mala temporada pasada no facilita para nada un proyecto económico sólido para los clubes.

Quizá ha llegado el momento de reflexionar sobre lo que está pasando en el mercado… Y es que los clubes no pueden soportar la presión económica que ejercen agentes y jugadores sobre ellos. Es mucho más elevado el aumento que las fichas que el aumento de los ingresos por patrocinios. Y esto colapsa a los clubes. Sino, tiempo al tiempo.

P.D.: No sé si es pura coincidencia o tiene causa directa: el año que el Girona asciende a Segunda División de Fútbol, el Akasvayu Girona tiene que disolverse…