Posts Tagged ‘manchester’

La crisis llega al césped de la Premier League

Sábado, 11 octubre 2008

Interesante artículo el que firma hoy Rafael Ramos para La Vanguardia desde Londres. La noticia era un secreto que todo el mundo conocía, aunque quizá no la magnitud. Los equipos de la Premier League tienen una deuda total de 4.000 millones de euros. Aunque esta situación no está directamente relacionada con la crisis actual, las cosas pueden empeorar para muchos de ellos. No sólo es un problema de la Premier… los clubes de Primera en España, o de ACB o cualquier otra Liga Profesional europea se encuentran en la misma situación. En tiempo de bonanza, era relativamente sencillo poder encontrar un inversor que se hiciera cargo de un club, que inyectara una cantidad importante de dinero e hiciera un equipo competitivo. Ya conocemos algunos casos en el fútbol inglés.

La Vanguardia, 9 de octubre de 2008
La Vanguardia, 9 de octubre de 2008

Pero en época de crisis todo el mundo se abrocha el cinturón, y los clubes lo notan: ya no pueden soportar sus altos índices de endeudamiento con un recorte de recursos como el que se está sufiriendo. Y el problema no es que un equipo pueda desaparecer, sino que lo hagan varios a la vez.

Según los datos que se hicieron públicos referentes a los clubes de la Premier League, la deuda de 4.000 millones quedaba repartida de la siguiente manera:

Chelsea – 792 millones de euros

Manchester United – 772 millones de euros

Liverpool – 442 millones de euros

Arsenal – 343 millones de euros

Entre los 4 clubes grandes, concentran casi un 60% de la deuda de toda la categoría. ¿Qué pasaría si los cuatro no lograran continuar? ¿Cómo sería entonces la Premier League? ¿Tendría tanto interés como tiene ahora? Está claro que es un pez que de muerde la cola…

El artículo señala dos posibles soluciones: un control más exhaustivo por parte de la UE y de la UEFA, o continuar con el modelo actual, haciendo ver a los clubes que tienen que saber gestionar sus deuda según sus posibilidades de ingresos.

Desde mi punto de vista, creo que sería necesario un gran acuerdo europeo, como pudo ser la Ley Bosman, para establecer una reglas de competencia en el marco del deporte profesional. Me parece muy interesante el modelo desarrollado en Estados Unidos tanto por la NBA como la NFL. Los clubes nunca pierden la categoría, siempre cuentan con unas cantidades de ingresos bastante estables, y los jugadores (que suponen entre un 60-70% del gasto del presupuesto) tienen unos sueldos máximos. En ese marco de negocio, la competencia se desarrolla en el plano del proyecto deportivo de cada club, de la capacidad de crear un buen grupo de profesionales bien combinados, y de la proyección que pueda proporcionar. Ya no primaría tanto las cantidades desorbitadas que se ofrecen a los jugadores (tanto en trapaso entre clubes como en remuneración por los servicios del jugador).

Adaptarse a un modelo de nogocio más estable y sostenible es la única salida que tiene el deporte profesional. Los sistemas actuales ya han demostrado que nos llevan a la quiebra.

Anuncios

El Manchester presenta a su nuevo esponsor

Jueves, 18 septiembre 2008

Después de la recientes noticias, el Manchester ha presentado su nuevo esponsor: la Reserva Federal de los Estados Unidos, propietaria del 80% de AIG.

Como es lógico, se trata de una broma que corre por Internet (y por los blogs todavía más!) Yo lo he recibido de El Economista. Y aunque no soy partidario de seguir la corriente de este tipo de iniciativas, creo que no podemos cerrar los ojos al hecho que las grandes empresas comienzan a sentir las crisis en sus carnes, y por supuesto, esto repercute a los clubes. El Manchester ya ha confirmado que su contrato de patrocinio no corre peligro… almenos, de momento!

Pero no es nada descabellada la situación… De hecho, ¿quién está detrás ahora de American International Group Inc (AIG)?

El Manchester City y el futuro del fútbol

Martes, 9 septiembre 2008

Está teniendo mucho revuelo la compra del Manchester City por parte de la familia real de Adu Dhabi, la más próspera de los Emiratos Árabes. El total de la operación asciende a 248 millones de euros. Y es que esta compra no podría ser la única. Ya se conocen más casos en los que una familia o un grupo de empresarios de economías árabes se hace con la propiedad de un club deportivo.

Pero lo que quieren hacer con el Manchester City puede convertirse en algo que se extienda más allá. Y el mayor ejemplo ha sido la compra de Robinho al Real Madrid por 42 millones de euros en un abrir y cerrar de ojos. ¿Se puede dar mayor imagen de cambio y revolución? No me refiero a lo estrictamente deportivo, sino a la facilidad que han tenido de obtener esa suma para realizar el fichaje. Según dice Sport hoy, quieren seguir el modelo de negocio que a Virgin le dio el éxito en su día a Richard Branson.

John Carlin, desde Londres, y para El País, advierte de algunas consideraciones a tener en cuenta:

Money can’t buy me love“, “el dinero no me puede comprar amor”, cantaban los ídolos del joven Gallagher, los Beatles. Pero sí puede comprar el éxito en los terrenos de fútbol, lo cual quizá tenga más valor que el amor para buena parte de la sufrida, envidiosa e históricamente resentida afición del City. La prueba más irrefutable de la relación causa-efecto entre el dinero y los trofeos lo da el Chelsea, que de la nada se ha convertido, tras la llegada de su Papá Noel ruso en 2003, en una de las potencias del fútbol europeo. […]

El objetivo era convertir al City en un club “más grande que el Real Madrid y el Manchester United”, dijo Sulaiman, portavoz de los nuevos propietarios. […]

El impacto de la adquisición del City por Mansour sacudirá los pilares del fútbol europeo. Principalmente, por dos motivos: la consolidación de la tendencia que se ha visto hace dos años hacia una creciente hegemonía de la Liga inglesa en Europa y la total distorsión económica del mercado. Ya nadie tiene ni idea de lo que puede llegar a valer un jugador. Y lo más temible del caso es que los dueños del City claramente no ven ninguna necesidad, por ahora al menos, de buscar un equilibrio entres ingresos y gastos. […]

La experiencia demuestra que, a la larga, los equipos con más dinero son los que se imponen. No es ninguna casualidad que el United y el Chelsea hayan sido los clubes más exitosos de Inglaterra o que el Real Madrid y el Barcelona lo sean en España. A lo que más aspiran los seguidores de un club como el City es a unirse a esta aristocracia. Perder el alma con tal de lograr la gloria terrenal es un pacto faustino que la gran mayoría de los auténticos fans, una especie primitiva y tribal, estarían dispuestos gustosamente a aceptar.

Si a los aficionados del Betis, el segundo club de la tercera ciudad española -como lo ha sido el Manchester City en Inglaterra-, les ofreciera un jeque árabe la opción de fichar a Cristiano y a Messi, de dejar al Sevilla, al Madrid y al Barcelona en la sombra y pretender seriamente a ganar la Copa de Europa, tal es la naturaleza humana -o, al menos, la naturaleza del aficionado de fútbol- que muy pocos dirían “muchas gracias, pero no”.

Y es que después de esta operación se abren muchas dudas en el mundo del deporte. ¿Es todo el dinero? ¿No podemos generar un modelo de negocio sostenible que dé continuidad a los clubes? ¿Tienen que venir personas de fuera y hacer clubes a golpe de talonario? ¿Cómo se están financiando todas estas operaciones? ¿Qué vínculos se quieren establecer con las ciudades y los aficionados? ¿Van a ser estas compras trampolines hacía otros negocios?

Todos pensábamos que los precios de traspaso y los sueldos de los deportistas estaban alacanzando sus máximos históricos, y que con la actual crisis se verían reducidos los patrocinios, y por consiguiente los emolumentos de los deportistas. Pero la llegada de capital extranjero sin medida volverá de relanzar las subidas exponenciales de traspasos y sueldos… La pregunta es: ¿hasta cuándo? ¿Y luego qué?

El pobre Mark Hughes, hasta ahora manager del club les dijo a sus nuevos jefes (“o jeques”): “la cantera ha dado muchos frutos. Si hay más dinero, dará mejores jugadores”, pero en su plan de negocio no se habla de nada de eso y sí se hace de marcas de coches, tarjetas de crédito, productos alimenticios… que llevarán el nombre del City.

P.D.: Acabo de tropezar con una entrevista que le hacen a Augusto César Lendoiro, Presidente del Deportivo de la Coruña, el pasado 24 de agosto de 2008, para El Mundo, y sólo quiero copiar la parte final:

Lendoiro lamenta el poco apoyo que recibe de las instituciones. «Es una pena que no se den cuenta de lo que representa el fútbol para las ciudades y la gente. Millones de españoles salieron a la calle a celebrar la Eurocopa a pesar de que ninguno había ganado un céntimo».

Tras haber sido senador y diputado, subraya haber escuchado durante años a «muchos políticos hablar de escindir a sus comunidades de España, pero jamás que quieran abandonar la Liga española». Aún así cree que «el comportamiento en los palcos es mucho más educado que en el Congreso».

Lendoiro piensa que «el futuro del fútbol español camina de forma inexorable hacia la entrada de grupos inversores extranjeros. En Inglaterra ya es muy difícil adquirir un club y el segundo mercado con mayor interés es el español».

El presidente reconoce contactos con inversores de Arabia Saudí y con hijos de emigrantes gallegos en Venezuela próximos a Chávez. De hecho no descarta que las inversiones de estos grupos incluyan los fichajes de presidentes. ¿Cuánto valdría Lendoiro? «Sería una tasación complicada», responde. Único en su especie, habla de millones como de percebes, con 20 años en la cresta de la ola. Su rostro permanece imperturbable ante las aguas embravecidas del fútbol, poco temibles para alguien criado entre los cadáveres de un mar que los gallegos bautizaron como Costa de la Muerte.

Aunque la compra-venta del City es posterior a estas palabras, ¿qué vamos a hacer con nuestro deporte? ¿Qué le diremos al grupo árabe que venga con sus millones de euros y quiera comprar el Valencia, por ejemplo?